sábado, 11 de julio de 2015

Amor y tolerancia


León: No te queda nada mal esa barba, Fran ... Te ves más varonil incluso.


Francis: Oh ~ ¿En serio te parece? Tengo planeado dejarla tal cual.
León: Claro ... "Galán" ~
Francis: ¡Jajajajaja!

Ohhhh ... El amor ~  


Para muchos es una simple experiencia, para otros tan solo un juego ...


Francis: El último en meterse bajo las sábanas irá abajo.
León: ¿Otra vez valí?
Francis: ¿Qué te digo?
León: ¡Jajajajajajaja!


Pero en la actualidad no son tantos los que lo viven como una gran aventura de vida, alcanzando la máxima felicidad solo por tener la compañía del otro ~


Y pasa que ...


Cuando finalmente encuentras a esa persona especial ...


Difícilmente tendrás ojos para alguien más.


Francis: Bueno, no estuvo tan mal.
León: *sale de casa*


Francis: Hmmmm ...


León: ¿Cómo te fue, Fran? ¿Sí se dio el asenso?
Francis: Como es obvio, sí.
León: ¡Jajajajaja!


León: Felicidades ~
Francis: Gracias.
León: *sonríe*


Francis: ¿Quieres salir esta noche después de terminar con tu jornada? Eso si no llegas muy agotado.
León: Desde que no haya alcohol de por medio no veo problema.
Francis: Ya, no soy un animal ... Yo sería el último ser en este mundo que echaría abajo tu preparación para el campeonato.
León: ¡Jajajajaja! Vale, vale ... Entonces te llamo apenas esté libre.

León y Francis tenían la estabilidad de pocos. No tenían hijos, no querían adoptar ... Pero se sentían más que satisfechos con lo que tenían. 


Francis: ¡No va a comenzar otra vez, Señor Riové!
Débora: Admite que te encanta sacar de quicio al tío Fran, abuelo ...
Fabián: ¡Jajajajaja!
Francis: No veo lo gracioso.
Débora: A mí sí me causa gracia, jeje ...
Francis: Estás para ayudar, sobrinita ~


Débora: Mi tío Francis me recuerda a mi profesora de mates. Suele ser muy tranquila y demás, pero con su "área" es un tanto exigente. En un comienzo se la pasaba quejándose porque según ella nunca hacía nada, pero cuando veía que mi cuaderno ya estaba en su escritorio en medio de su griterío porque siempre lo colocaba sobre él cuando ella salía del salón para tomarse un café, se callaba y pasaba de mí ... Pero no antes de ponerme un hermoso diez. Al final no le quedó más que acostumbrarse porque yo siempre hacía lo mismo.
Fabián: ¡Ese es mi chocolatito!
Francis: ¡¡Moviéndose!!


Fabián: Ay, que ya voy ...
Débora: ¡Jajajajajajaja!
Francis: *evitando reírse* ... Lo está haciendo genial, suegro, pero intente equilibrarse un poco.
Fabián: Okay, hijo ~

Adoraban a su sobrina, ella cubría en cierto modo el lugar de un hijo en caso de haber estado interesados en tener uno ...


Después de todo ella se hacía querer a su manera.  


Víctor: ...
Débora: ¡Hola, Víctor!
Víctor: ¿Eh? Ah ... ¡Hola, Debbie!


Débora: ¿Qué haces allí?
Víctor: Esperándote para que me hagas papilla en este juego (?) ~
Débora: ¡Jajajajaja!

Débora en cierto modo es una niña difícil de tratar para el que no la conoce a fondo.


Víctor: ¡Mira allá, Debbie!
Débora: ¿Víctor?
Víctor: ¡Qué ave tan bonita!


Débora: ¿Eh? ¿Dónde?
Víctor: ¡Allá, allá! Solo debes fijarte bien ~


Débora: ¡Pero yo no veo nada!
Víctor: Ay, es que a veces olvido que estás cieguita.
Débora: *lo mira* ¡Oye!
Víctor: *se hace el que no hizo nada*
Débora: ¡Con mis lentes veo perfectamente!
Víctor: Sí, claaaaaro ...


Débora: Debe ser que estás delirando. Ves animales por todas partes, de milagro no has dicho que viste a un bicho gigante.
Víctor: ¡Pero sería genial dar con uno, no lo niegues!
Débora: ¿Por ver a Raquel asqueando como nadie? Sí, ten por seguro que sí.
Víctor: ¡Jajajajajaja!

No es porque sea una niña inteligente en sí y se le suba el ego por ello de vez en cuando, no ...


Víctor: ¿¡Pero cómo te diste cuenta!?
Débora: Ya, Víctor ...


Víctor: Hummmm ...
Débora: Pasa que no soy tonta, jeje.
Víctor: *sonríe*

Sino por su forma de tratar a otros, ya que sin pretender hacerlo puede sonar ofensiva en ocasiones.


Débora: Alguien está a punto de perder otra ve-ez ~


Víctor: No, no creo.
Débora: No aprendes, ¿verdad? ... Para colmo ya estás en jaque.
Víctor: ... *mueve un ficha*


Débora: ¡Ajá! ¡Volviste a perder, Víctor!
Víctor: Hummmm ...
Débora: Sí, Jaque mate. Fuera de tramposo eres un perdedor, ¡Jajajaja! ~


Débora: Per-de-dor ...
Víctor: Jejeje ... ¿Qué esperas que haga con una cerebrito de contrincante?
Débora: *sonríe* 


Víctor: Ay ... ¡Pero estuve ta cerca!
Débora: No, nunca estuviste cerca.
Víctor: ¡Ya deja de ser tan cruel!
Débora: ¡Jajajajajaja!
Víctor: Jejeje ~

Se podría decir que maneja un grado de mezquindad similar al de su abuelo, pero eso no la hace mala persona en sí ...


Solo un tanto intolerable para quien no ve más allá de sus palabras o su forma de ver las cosas.


Nila: ¿Cómo que no es correcto si eso lo estudié hace mu-


Débora: Ay, Nila ... Te falta actualizarte un poco. Muchas cosas se han descubierto en los últimos años.
Nila: ...
Débora: Pero no te preocupes, es común que alguien como tú no esté enterada de los últimos acontecimientos de la ciencia o la tecnología ... Pero no voy a mentirte, hay cosas en los libros viejos que en los nuevos poco podrás encontrar con detalles, también me gustan.
Nila: ¡Ni que estuviera vieja!
Débora: Yo solo digo ...
Nila: *sonríe* ~ Mira cómo eres ... Sino te conociera estaría hablando muy seriamente con tus papás justo ahora.
Débora: Jeje ~

Pero bueno, es lo de menos ...


Si existe una persona a la que no le agrade es su problema, ¿o no? Con sus padres, sus tíos y sus vecinos la pequeña Riové se siente más que satisfecha. 


A ella ...


A ella simplemente no le falta nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario