sábado, 11 de julio de 2015

Buscando soluciones


Francis: Oh, vaya ... Pensé que estarías dormido, con eso de que sueles hacerlo toda la mañana hasta tarde.
Catalina: Buenos días, "hermano".


León: ¿Dónde estabas, Francis?
Francis: Salí con tu hermana anoche. Festejábamos juntos su cumpleaños, como cierto par hace poco, solos, en vista de que en compañía de "nuestros esposos" difícilmente podríamos pasarlo bien.
León: ...


Francis: Ahora con tu permiso, voy a ducharme ~
León: ... *lo agarra del brazo y lo devuelve al frente* ~ ¡TENEMOS QUE HABLAR, FRANCIS! ¡SÉ QUE NO TENGO EXCUSA AL BESAR A LUISA, PERO TIENES QUE SABER LO QUE PASÓ DESPUÉS DE ESO!


Francis: La verdad es que ahora no me interesa, ando algo cansado con todo lo de anoche ... Esto de experimentar cosas nuevas puede dejar en ceros a cualquiera.
León: ¿Experimentar? ¿Experimentar qué?
Francis: Oh ... ¿De verdad quieres saberlo? 
León: Fran-
Francis: ¿Qué pasaría si te digo que no eres el único entre los dos que ha estado con una mujer? 
León: ¡Jaja! Ay, Francis ... ¡Qué mentira más absurda! ¡Tú jamás le pondrías una mano encima a una mujer!
Francis: *sonríe* ~ Seré cualquier cosa, pero jamás un mentiroso. No me gustan las mentiras.
León: ...
Francis: *se acerca a Catalina y le susurra* ~ ¿Te molesta?
Catalina: *susurrando también* ~ Por la causa, sabes que no.


León: ¿¡PERO QUÉ-

La que se armó en casa después del beso entre Francis y Catalina no tuvo nombre.

León estaba indignadísimo, pues, más allá del hecho de que Francis buscara estar con alguien más tras lo ocurrido, cosa que no podía juzgar en sí, lo había hecho con su propia hermana y eso era otro nivel ... ¡SU HERMANA! ¡ES QUE NO SE PUEDE SER MÁS DESPRECIABLE! ... "Uno encuentra lo que busca, hermano" ~ Y con esas palabras por parte de Catalina la discusión llegó a su final. Francis se fue a su habitación, Catalina a la suya, mientras León, muy enojado, solo podía escuchar esas últimas palabras de su hermana retumbar en su cabeza ... Después de eso cayó en cuenta de todo.

Luisa es de frecuentar la biblioteca en sus días libres, León lo sabía, y hasta allí fue a buscarla. Había sido un tonto al caer en su juego y lo aceptaba, pero no iba a dejar las cosas así nada más.


Luisa: ¡Ay, este programa me va a quedar perfecto!
Todos: Shhhhh ...
Luisa: Upps, lo siento, señores ... *sigue programando*
León: *pasando junto a Luisa sin que lo note*


Luisa: Veamos ... *siente que alguien la mira*
León: ...


Luisa: *mira al frente* ¡¡¡AHHH!!! 
Todos: ¡SHHHHHHHHHHHHHHHH!
Luisa: ¡Me asustaste, León! ¿Pero qué estás hacien-
León: Eres una puta inigualable, de verdad que nos la supiste jugar.
Luisa: ...

 Entre abucheos prácticamente sacaron de la biblioteca a León y Luisa, los cuales habían dado inicio a una inevitable discusión.


León nunca en su vida estuvo tan enfadado, tan ardido. No solo habían jugado en su contra por el lado de Francis, también por el lado de su hermana ... ¿¡CÓMO PODÍA SER POSIBLE!? Todo estaba relacionado, todo esto no podía ser provocado por alguien diferente de Luisa. Por primera vez salió de la ignorancia por su cuenta, por primera vez él era el que dirigía el ataque. ¡Había sido un estúpido! ¡Lo aceptaba una y otra vez! ... Pero tal cosa no volvería a pasar. Nada de segundas oportunidades para la pelirroja, esta quedaría en el pasado de una vez por todas y se lo dejaría totalmente claro.


León: ¡LO PREPARASTE TODO! ¡LO PREPARASTE TODO SABIENDO CÓMO RESULTARÍAN LAS COSAS!
Luisa: ¡Pero León-
León: Es que ya no me puede quedar más claro ... Mensaje de cumpleaños, ¿eh? Entre la discusión con Francis me enteré de lo ocurrido con Izán además. 


León: ¡ERES UNA ARPÍA! ¡ESTÁS LOCA! ¿¡REALMENTE CREÍSTE QUE CONSEGUIRÍAS LLEVARME A TU LADO TRAS TODO ESTO!? ¡Ja! Por favor ... Qué poco me conoces, Luisa Ortega.
Luisa: Ay, León ... ¿¡Es que no te das cuenta!? 


Luisa: ¡TU HERMANA Y TU ESPOSO ESTUVIERON JUNTOS! ¿AÚN ASÍ ERES CAPAZ DE VENIR A MÍ CON ESTO SIN SIQUIERA CUESTIONARLOS A ELLOS? ¡LES DIO IGUAL QUE SE TRATARA DE TI! ¡LES DIO IGUAL QUE SE TRATARA DE LA FAMILIA!
León: ¿Cómo no iban a hacerlo? ¡POR TU CULPA CREEN QUE IZÁN Y YO LES FUIMOS INFIELES! ¡ES LO QUE TRAE PONER A ESOS DOS EN EL MISMO SACO, Y LO PEOR ES QUE NO PUEDO RECLAMAR NADA POR LO QUE ME LLEVASTE A HACER!
Luisa: ¿Perdona? ... Pues en ningún momento te obligué a besarme. Ahí caíste tú solo, "Leoncito". No te hagas el "fiel", claramente aún sientes algo por mí.
León: Sí ...


León: "Lástima".
Luisa: ...


León: Fui un idiota, pero que sepas que tal cosa no volverá a ocurrir.
Luisa: No puedes-
León: Voy a recuperar a Francis, así que espero te quede muy claro que no quiero que te metas entre nosotros una vez más ... ¡PORQUE NO VOY A RESPONDER!


Luisa: León, por favor-
León: Maldita sea, debo encontrar a Izán pronto ... *comienza a retirarse* ... Sino hacemos algo esto puede pasar a mayores.
Francis: ...

Entre la tensión del momento las cosas estaban tomando un rumbo claro ... Al menos por un lado, pues por el otro, con una relación totalmente rota, hubo un distanciamiento total.


Rosario: A que está increíble el lugar, ¿no?
Catalina: Rosario ...


Rosario: Ya sabes que tu queridísima y gran amiga no se decanta por cosas de cuarta.
Catalina: *sonríe*
Rosario: Vamos. Preparemos algo de comer mientras me cuentas todo a detalle. Luego te doy tu beso.
Catalina: ¡Jajajajajaja! ... Jaja ... *suspira* ... Soy una estúpida, ¿verdad?
Rosario: Sí, lo eres.

Cuando acabó la discusión en casa y tanto Francis como Catalina se dirigieron cada uno a sus respectivas habitaciones, tras cerrar León la puerta con fuerza ... Con Francis siguiéndolo sin que su esposo lo notara, la rubia recibió una llamada de su amiga y vecina, Rosario Lápida, diciéndole que empacara sus cosas ya y algo de ropa para Débora, quien estaba con ella y sus hijos.Irían de campamento.

Raquel, una de los mellizos de Rosario, se abstuvo de participar en todo aquello por su aprensión, pero Víctor, amante del aire libre, no lo dudó ni un instante ... La idea lo tomó por sorpresa, pero estaba más que emocionado. ¡El chico amaba acampar!


Débora: No entiendo nada ... ¿Por qué de la nada venimos aquí con tu mamá y la mía?
Víctor: ¿Y eso qué importa? ¡Nos quedaremos varios días en Granite Falls!


Víctor: Vacaciones son vacaciones, solo se disfrutan y ya c:
Débora: ...
Víctor: Bueno, aunque sin Raquel no es lo mismo, pero ya sabes cómo es con los bichos y demás. Odia acampar.

Ya en Granite Falls, mientras Víctor y Débora se dedicaban a jugar, Catalina le comentó a detalle todo lo ocurrido desde hace dos días ... Tantas cosas en tan poco tiempo.


Lo cierto es que Rosario la entendía, pero no por eso dejaba de parecerle ridículo todo. Sabía cómo era Catalina ... Cuando esta se enfada, prácticamente puede cometer la peor de las locuras ... Pero aún entendiendo aquello se lo ha dicho una y otra vez, que debe aprender a controlarse. Puede generar más daño del que pueda manejar después.


Rosario: ¡Es que Catalina, definitivamente no podías ser más terca!
Catalina: ¿Tú crees?
Rosario: Por favor, el viejo truco de la nota ... ¿Cuantas notas de supuestas amantes no he encontrado en el maletín de Darío? ¿Sabes cuantas zorras han buscado arruinar nuestra relación?
Catalina: ...


Rosario: Entiendes que hiciste mal en no escuchar explicaciones de Izán, ¿cierto?
Catalina: Si te digo la verdad, aunque me las diera no podría creerle. No es suficiente.
Rosario: Sí, lo sé ... Es que tampoco era cuestión de ser la estúpida que todo lo cree, pero sí de darle la oportunidad y vigilarlo, no ir de golpe y terminar con todo así nada más ... 


Rosario: Pensar en Débora por lo menos, la pobre niña aún ni entiende qué ocurrió, solo sabe que sus abuelos ya no están aquí.
Catalina: ...
Rosario: Y luego vas y te levantas al esposo de tu hermano ... Dios, ¡Qué zorra! ¡El esposo de tu hermano!
Catalina: ¡Rosario!
Rosario: ¡Jajajajaja! ¡Pero es la verdad!


Catalina: ... Ni me hables de eso. Ya al final creo que ni teníamos ganas de nada, pero nos encaprichamos tanto con eso pensando en los otros dos y cobrárnosla, que optamos un método bastante bajo para que pudiésemos estar juntos.
Rosario: *facepalm*
Catalina: ¿QUÉ? ¡ES QUE NO LE LEVANTABA NADA!
Rosario: ¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA! Ay no, no puedo ~
Catalina: ... Maldita sea, solo sé que extraño a Izán ... Pero no, igual no tiene pruebas de nada ~ *respira hondo* ¡Debes mantenerte firme, Catalina Riové!
Rosario: ¿Y qué con tu hermano? ¿Acaso no te sientes mal por lo que hiciste? ... O sea, qué puta.
Catalina: Me sentiría mal si él no se hubiese comportado como un patán con Francis al ponerle los cuernos de esa manera. 
Rosario: ¡Cata, por Dios!
Catalina: Y ahí sino me puedes decir nada, ¿eh? Que hay una foto. Trátame de zorra, puta o indigna si quieres, pero bien merecido se lo tiene.

Aquel día se hizo eterno para más de uno ...


Pero los más pequeños lo disfrutaban a su medida.


Víctor: ¡Comida de campamento!
Débora: Jeje ... La verdad es que está muy rico.
Víctor: ¿Te sientes mejor? ... Ya sabes, por lo de tus abuelos ...
Débora: Sipi. Pienso en las últimas palabras que me dijo mi abuelo y ... Supongo que me ayudan a sentirme mejor.
Catalina: *sonríe*
Víctor: ¡Genial!


Víctor: ¿¡Entonces qué vamos a hacer después de comer!?
Débora: Ohhh ... No sé ...


Débora: Tú eres el que sabes de estas cosas, ¿no?
Víctor: ¿Y si caminamos un rato por ahí? Ya encontraremos qué hacer.
Catalina: Solo no vayan a alejarse demasiado, ¿eh?


Débora: No te preocupes, mamá. Te prometo que no iremos muy lejos.
Víctor: Caaaampamentoooo ~

Se podría decir que pasar un rato alejada de la cotidianidad ayudó a la pequeña Riové a pensar mejor las cosas respecto a la partida de sus abuelos ...


Débora: ¡Ay, otro mosquito!

Débora vivió con el fantasma de uno por años, de alguna manera siempre estuvo preparada para cuando volvieran al más allá ... Simplemente las cosas se dieron de golpe, pero aunque los extrañara, entendió que no podía dejarse derrumbar en medio de lágrimas, y tenía que hacerlo por ellos ... Y eso, en cierto modo, resultaba un gran alivio para su madre que bastante angustiada ya se encontraba por múltiples motivos ...

Entre ellos, su irremediable orgullo cegador.


Izán: *envía* ~ Solo espero que no sea demasiado tarde, que te conozco bien, Catalina ...

Cada persona relacionada con Catalina Riové conoce como mínimo algún aspecto de ella en su totalidad, pero nadie más que Izán sabe hasta donde puede llegar su orgullo, eso desde que son niños ... Y si bien esta ya había roto la relación, algo le decía que iría más allá de solo una separación total. No se había casado con cualquier mujer, Catalina era toda una bomba temperamental y eso la podía llevar a hacer cualquier locura.

El hombre, destrozado, estaba preparado incluso para recibir la noticia de que la que fue su mujer había estado con alguien más, y poco podía hacer al respecto.


Entre su desesperación, intentando contactar a quienes pudieran ayudarlo, finalmente logró tener acceso al sistema de seguridad local, donde le permitieron ver lo grabado en las cámaras de su calle el día en que se dio todo ... Y para su suerte, una de ellas daba con la entrada a la tienda, mientras otra apuntaba a la ventana justo detrás de la caja.

Izán vio las grabaciones de ese día minuto a minuto, sin perder un solo instante. Vio a una mujer con un sombrero acercarse a la caja en horas de la tarde en la grabación, y cuando esta salió ... Alejándose de la puerta, ya estando afuera, se quitó dicho sombrero dejando en evidencia su cabello rojo y su rostro en su totalidad. ¿Cómo no reconocer aquella que mantenía a todo momento con la chica que tanto le gustaba en el instituto? Sabía quién era Luisa y los problemas que había tenido con León y Francis. No entendía por qué se metía con ambos, pero que todo había sido obra de ella estaba claro.
Izán envió aquel recorte del video a Catalina, esa era su prueba ... Solo esperaba que no fuese demasiado tarde para que el orgullo de la que consideraba su mujer hiciera de las suyas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario