sábado, 11 de julio de 2015

Chocolatito


Ángel: Ya que no se animan a adoptar aquí tienen con quien entretenerse.
Francis: ¡Jajajajaja!
León: ¿Quién es la muñequita de la familia? ¿Quién?
Débora: Kya ~


León: ¡El tío León está muy feliz porque tiene una sobrina muy bonita! ¡Muy, pero muy bonita!

¡Si había algo que no le faltaba a Débora, era atención absoluta! 


Fabián: A que este chocolatito es toda una belleza, ¿eh?


Ángel: ¿Cómo no iba a serlo siendo hija de sus padres?
Fabián: Prácticamente no veo nada de Catica en ella, pero aún así me tiene maravillado, jeje ~
Ángel: *sonríe*


Fabián: ¡Hoooola Izana!
Ángel: ¡Jajajajaja!

Los Riové estaban maravillados con aquel pedacito de cielo que había llegado a sus vidas ...


Pues resultaba tan tranquila y a la vez tan pícara, que era imposible no enamorarse de sus gestos y encantadora sonrisa.


Catalina: Es tan hermosa ~
Izán: *sonríe*
Catalina: Ya quiero verla crecer ... ¡Es tan parecida a ti que me muero de ganas por ver cómo resultará cuando sea mayor!

Ella simplemente había pasado a convertirse en una reina ...


Izán: Las amo a las dos.


Una que de momento dependía de los cuidados de todos en el hogar, quienes a su vez aspiraban verla convertida en una muchacha con carácter en unos años, capaz de conseguir todo lo que se propusiera sin más ~


De cumplir sus metas ...


Fabián: ¡Ven, rápido!
Ángel: ¿Estás seguro de esto?
Fabián: Oh vamos ... ¿No confías en mis capacidades mecánicas?


Ángel: Sabes que sí, pero-
Fabián: ¡Entonces a la carga!
Ángel: ¡Jajajaja!


Y aún tras ello buscar avanzar más allá. 


Ángel: Lo repetiría una y mil veces ... ¡Oh sí!


Fabián: ¿Auuuuunque fallezcas de agotamiento?
Ángel: Aunque fallezca de agotamiento.
Fabián: Joder ... ¡Te amo!

Vaya ...


Pareciera imposible aburrirse siendo un Riové, ¿no?


Sobre todo cuando la familia prácticamente se extiende hasta el hogar de los vecinos ...


Todo como resultado de una sólida amistad.


Catalina: ¡Hooola pequeñín! ¡Estás creciendo mucho!
Rosario: De seguro será un hombre fuerte cuando sea mayor.
Catalina: ¡Jajajajaja! De hecho ... ¿Sabes qué me gustaría?
Rosario: ¿Hm?
Catalina: Que llegase a tener algo con Debbie ~
Rosario: Tú y yo estamos conectadas y eso me encanta.
Catalina: Jaja ~

Sin notarlo, prácticamente los años pasaron volando ...


Ángel: ...


Y con ellos, los pequeños Riové y Lápida alcanzaron una nueva etapa en su vida.


Débora: ¿Quieres jugar?
Fabián: ¿Contigo?
Débora: *asiente*
Fabián: ¿¡Cuando no, chocolatito!?
Débora: Jeje ~


Fabián: A ver, dime qué tengo que hacer. ¿Con cual muñeca me toca jugar hoy?
Débora: Puedes jugar con esa de allí.


Fabián: Ohhh ... ¿Esta?
Débora: Aja ~
Fabián: ¡Qué casualidad! ¡Pero si es mi favorita!
Débora: ¡Jajajajaja! ¡Abuelo!
Fabián: Jejeje ...


Débora al crecer demostró sin duda alguna ser una copia de su padre, pero con ese precioso color verde en sus ojos heredado tanto de su madre como de su abuelo.

Una niña lista. Le encanta leer sobre todo, pero aún con ello, lo que más disfruta es una lectura por cuenta de su abuelo ... 


Fabián: Entonces esas son las consecuencias de ser un imbécil, chocolatito. Yo siendo la mamá de ese gato bandido de seguro le doy más palo que de comer, al menos por una semana.
Débora: ¡Jajajaja!
León: Papá ... ¿No pudiste elegir otro cuento?
Fabián: "El gato bandido" es un cuento como pocos. Le enseña a los niños a no ser delincuentes o tarados.
León: *suspira*


Débora: Jeje ... Eres muy chistoso, abuelo.
Fabián: ¡Nada de chistoso! ¡Al punto! Teniendo en cuenta lo que acabo de leerte ... ¿Cómo conseguirás las cosas a futuro?
Débora: Estudiando mucho y trabajando duro, nada de robar dagas y pistolas para robar y matar gente.
Fabián: *mira a León* ¿Ves? ¡Mejor respuesta, imposible!
León: *facepalm*
Débora: ¡Jajajajajaja!

Él tiene el don de hacer cada cuento más entretenido ~


Pero sobre todo ...


Fabián: ¡Mua!
Débora: ¡Abuelo!
Fabián: Te amo, chocolatito.
Débora: Jeje ... Yo también te amo.
Fabián: *sonríe* ~ Ahora descansa.

Tiene el don de hacer de ella una niña muy feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario