viernes, 10 de julio de 2015

¡Con la cabeza en alto!


Catalina: ¿Lista para la horda de clientes, mamá?
Ángel: ¡Jajajajaja! Ay, hija ... ¡Así me gusta verte! ¡Llena de entusiasmo!
Catalina: Ya verás que lograremos vender todo. Esto es solo una muestra de mi trabajo, así que de acuerdo a cómo resulte podría dedicarme o no a ello del todo.
Ángel: El día en que te ates a un solo quehacer, ese día se acabará el mundo, no eres de comprometerte demasiado con una misma cosa ... Pero bueno, no te voy a negar que ya bastante me has sorprendido con tu relación con Izán. Es un gran hombre el que elegiste, Catica.
Catalina: *sonríe*

Tras varios meses de la muerte de Fabián la familia volvió a sonreír. Catalina tenía muchos proyectos, demasiaaaaados tal vez, pero intentaría todo lo que hiciera falta para sacar adelante a los suyos, con Ángel siempre pendiente de cada detalle girando en torno a su hija como era normal, ayudándole en todo lo que estuviera a su alcance.


Justo en el mismo solar del hogar de los Riové, Fabián había organizado un espacio extra para que su hija hiciera lo que quisiera con él. La fotografía siempre fue una pasión para Catalina, así que entre sus proyectos, ese sin duda alguna era el que encabezaba la lista de sus "cosas por hacer", lo que la llevó a llevar a cabo una muestra de su trabajo para darse a conocer un poco ~


Izán: ¿Y cómo vas con la exposición?
Catalina: Hola, Izán ...
Izán: *sonríe* ~ Ya estoy aquí para ayudarte en lo que necesites.


Y cabe decir que entre todo esto no solo recibía la ayuda de su madre, pues Izán dedicaba todo su tiempo libre en torno a las necesidades de su novia.


Izán es un hombre muy entregado a su relación y se toma muy en serio cada aspecto de esta. Todo lo que tiene que ver con Catalina, tiene que ver con él, no hay que darle mayores vueltas a ello ~


¿Acaso podía ser de otra manera al ser ella considerada su mujer perfecta? Pero bien, no por eso estaba ciego o no estaba en la capacidad de ver ciertos detalles que en torno a ella, como el hecho de que la idea de vender sus fotos en exposiciones de este tipo no llegaría demasiado lejos.


Catalina: Otra vez sin servicios ...
Izán: Detalles, saldremos de esto pronto.

Sin los ingresos de Fabián, la familia tocó fondo en cuando a economía se refiere en una que otra ocasión. El negocio poco aportaba sinceramente, pues los clientes no estaban dispuestos a pagar demasiado por algo que, según ellos, podían tener por su cuenta con una cámara en sus manos. 


León: Mmmm ... ¡Rico!
Ángel: *desde la cocina* ¡Aún queda más, hijo! ¡Puedes comer todo lo que quieras antes de que se dañe por falta refrigeración!
León: *traga* ¡Enseguida!

Catalina se esforzaba, su hermano y su cuñado también invertían todo su sueldo en el hogar, pero era difícil mantener todo aquello que habían conseguido, principalmente, por cuenta del fundador de su familia.


Era complicado, sí, pero no por eso se rendirían en el proceso ... Después de todo aún conservaban un bello "Ángel" a su lado, uno que logró sacarlos de más de un apuro gracias a las regalías por sus libros.


"Mientras yo viva, ustedes tendrán todo lo que haga falta en cuanto esté a mi alcance, lo único que no deben hacer es agachar la cabeza y demostrar que son dignos Riové" ... ¿¡Cómo no amarla!? Nadie está exento de problemas de este tipo, simplemente son experiencias. La vida está llena de experiencias de todo tipo, y desde que se tenga claro que no todas son o serán malas, no hay motivo para derrumbarse ...


Izán: ¿Te casarías conmigo, Catalina?
Catalina: ¡Izán!


Catalina: Es- ¡Es hermoso!
Izán: *sonríe* ~ Mamá me lo dejó antes de morir. Sé que no te gustan las cosas de segunda mano, pero-
Catalina: Ay, por favor ...


Catalina: ¿Cómo podría exigirte más? Una reliquia es una reliquia.
Izán: *sonríe*
Catalina: Además ... No sé qué sería de mí ahora sino estuvieras a mi lado. Te amo aún sin anillo en mano, Izán.
Izán: ¿Eso es un sí?
Catalina: *encoge los hombros con una sonrisa*
Izán: ¡Te amo!
Catalina: ¡Jajajajajaja!


Y un ejemplo claro de ello es que entre las dificultades, Catalina e Izán se comprometieron ...


Con plena confianza en que juntos llegarían lejos.


No solo los Riové tenían dificultades. Los padres de Izán fallecieron poco después de que este alcanzara la mayoría de edad con miles de deudas encima, sin nada qué dejarle a su único hijo más que recuerdos.

En un comienzo uno de los inevitables intereses de Catalina en torno a él era su fortuna, ¿para qué negarlo? ... Pero solo fue cuestión de tiempo durante su adolescencia para que viera mucho más allá de eso. Era cuestión de crecer y ver el valor real de aquello que la rodeaba, y el de Izán simplemente resultaba incalculable. 


Izán era perfecto, aún sin un centavo de la herencia que le correspondía por derecho era perfecto. Él es perfecto ~


Javier: Basta ya, Moreno ... No tiene nada que venir a reclamar aquí. Esta propiedad es mía ahora.
Izán: ¿Disculpe? La casa es suya, sí ... Pero dentro de ella aún quedan cosas que no entran en el acuerdo y me pertenecen.

Aún más cuando no permite que nadie limpie el suelo con él y su dignidad.


Izán: No voy a discutir más.
Javier: ¡Mi cabeza!
Izán: ¿Sabe? La verdad es que no necesito de nada más sinceramente. No voy a arrastrarme ante usted como pretende que lo haga por cosas que al final solo me interesan por su valor sentimental.
Javier: ¡¡Llamaré a la policía!!
Izán: Adelante, hágalo.
Javier: ¿¡¡ACASO CREE QUE NO SOY CAPAZ DE-


Catalina: ~
Izán: *evitando reír*
Catalina: *mira a Izán* ~ ¿Nos vamos, amor?
Izán: Hay un jardín estupendo cerca de aquí que de seguro te encantará.
Catalina: Ow ~
Javier: ... ¡Mujer insolente! ¡Acaso cree que estoy pintado o-


Izán: ¡USTED NI SE ATREVA A HABLARLE DE ESA MANERA A MI PROMETIDA PORQUE SOY CAPAZ DE MANDARLO AL HOSPITAL EN UN INSTANTE!
Javier: ...
Catalina: *sonríe*

Su familia lo había perdido todo por un mal negocio, pero no por eso habían perdido sus valores. Ignacio y Amparo fueron grandes padres y su hijo es una clara evidencia de ello. Izán desde muy joven aprendió a valerse por sí mismo, incluso ayudaba a sus padres vendiendo sus pinturas en un intento por salir de la bancarrota. Se lamentaban porque no lograron dejarle cuanto querían, cuanto habían trabajado para brindarle un gran futuro lleno de comodidades ... Pero eso era lo de menos, y él se lo dejó claro a ambos. Ellos podían sentirse orgullosos, pues le habían dejado lo más importante en realidad.


Sus padres le enseñaron a amar, a ser incondicional ...


Le enseñaron que sin importar qué tan difícil pueda tornarse una situación, no hay que perder la cabeza ... Solo es cuestión de ser pacientes y seguir trabajando duro. Esa ess una de las tantas claves del éxito en la vida.


Puede que en ocasiones las cosas no salgan bien, que no todo resulte como se espera ... Pero basta con tener confianza y entregarse sin más.


Catalina: Izán ...
Izán: Te amo, Catalina.
Catalina: ... *sonríe* ~ Y yo a ti.

A los padres de Izán no les alcanzó la vida para salir de aquello en que cayeron de forma tardía, pero nunca desistieron, y por ello, él les recuerda con absoluta admiración.


Catalina: Este lugar es ...
Izán: Te dije que te encantaría, en gran parte por este pequeño detalle.


Catalina: Es perfecto.

¿Empezar desde cero? No, él no lo haría de esa forma, pues ya tenía mucho consigo ... Lo único que quedaba era alzarlo todo hasta el firmamento, sabía que podía hacerlo.


Su prometida era su todo ahora, y daría cuanto hiciera falta por hacerla infinitamene feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario