sábado, 11 de julio de 2015

Engaño

Ya vimos lo que ocurrió en Riové's, ¿no? Pues pasa que esa no es la única parte de la historia. Hemos visto lo que pasó en Willow Creek, pero no lo que ocurrió por el lado de Luisa, quien se encontraba con León en Oasis Springs celebrando su cumpleaños.


Luisa: *enviando texto a Catalina* ... Jujuuu ... Ya está.
León: ¿Qué pasa, Lu? 


León: ¿Algún mensaje de cumpleaños?
Luisa: Algo así ... Pero ya veré luego en qué resulta, de seguro me hará muy feliz.
León: ¡Jajajajaja- Oh, hablando de regalos de cumpleaños ...
Luisa: ¿Hm?
León: *saca una rosa y se la entrega*


Luisa: Owwww ... ¡Qué dulce! 
León: *sonríe* Feliz cumpleaños por enésima vez.
Luisa: ¡Jaja! Ay, no tenías que molestarte, Leo ... Con esta salida es más que suficiente. ¡Gracias!


León: Es con todo gusto para una gran amiga. 
Luisa: "Una amiga" ... *suspira*
León: Una amiga muy hermosa. Deberías animarte a estar con alguien, en serio, Lu.
Luisa: ... ¿Qué te digo? La única persona con la que me gustaría estar en una relación ya está con alguien más.
León: ... Lu, por favor no comi-
Luisa: No logro sacarte de mi corazón, León. ¿Tanto tiempo en estas realmente no ha despertado nada en ti?
León: ...
Luisa: Sé que la intención en todo esto era la de recuperar nuestra amistad. Somos amigos, pero ... Lo siento, no puedo evitarlo ... *acercando su rostro al de él* ~ Si tan solo pudiera besarte una vez más, aunque sea solo una, yo-


Lo cierto es que cuando las cosas acabaron con Luisa años atrás, un sentimiento por ella había quedado en lo más profundo del corazón de León. Cuando aclaró su mente se decidió por Francis, pero aún con ello se lamentaba por Luisa, por no haber podido aclarar las cosas como hubiese querido. León no era de lastimar a nadie, era una buena persona ... Y aquello, simplemente lo marcó.

Cuando Luisa volvió a él con la intención de arreglarlo todo, él fue muy feliz. No pretendía tener un romance con la pelirroja, pero sí una amistad como la que habían llevado tiempo atrás. La quería, realmente la quería ... Pero no más allá como lo hubiese deseado ella. Al final, sobre todo esa noche, aquella herida volvió a abrirse. Ver a Luisa en ese estado, ver que ella no había podido superar el pasado, le rompió el corazón ... Y en un impulso no pudo evitar besarla ... Pero claro, la imagen de su esposo inmediatamente se cruzó por su cabeza haciéndole reaccionar, apartándose de los labios de la pelirroja en un solo instante.


Luisa: ¿León? ¿Pero qué-
León: Lo siento, Lu ... No puedo, no puedo hacerle esto a Francis.
Luisa: ...

León quería a Luisa, pero no podía ofrecerle su corazón ... Este ya tenía un dueño de ojos azules.

León se marchó, dejando a Luisa sola, pidiéndole perdón por todo ... Pero esta no se quedaría con los brazos cruzados, igual, el daño ya estaba hecho y ... Solo era cuestión de tiempo para que su plan tomara forma. Si León no era suyo, no sería de nadie.


Francis: ¿Qué es esto?

Francis no se alcanzaba a imaginar lo que estaba ocurriendo. Había tenido una jornada extenuante, estaba agotado y prácticamente había dormido toda la tarde. Desde su habitación no se escuchaba el escándalo que había en la tienda en el momento, ignoraba todo ... Y no fue sino hasta que escuchó el sonido de su teléfono que despertó.


Francis: ...

Alguien con un número desconocido le había enviado una foto donde se podía ver a León besando a Luisa. No hacía falta algún texto en ella, una imagen valía más que mil palabras ...


Y él, en shock, sin querer creerlo, simplemente se dirigió al baño a darse una ducha, para despertarse ... Luego simplemente se derrumbó.


Francis: ¡Maldición!

El alma de Ángel se había levantado, dejando con su familia tan solo sus restos. Catalina no podía para de llorar, y tras llegar su hermano, esta se lanzó sobre él en un mar de lágrimas, dejando a Izán a solas con Nila, quien angustiada, también pasaba por un mal momento.


Izán: Escucha, Nila ... Te prometo que arreglaremos esto, tú no tienes la culpa de nada.
Nila: ... Señor Riové-
Izán: *la abraza*
Nila: *rompe en llanto*

Francis, al salir de su habitación, vio a su esposo llorando junto a su cuñada, aguantando el abrir la boca de acuerdo a lo que había visto en su teléfono. Tras escuchar lo ocurrido con Ángel, optó por callar, dirigiéndose a la tienda para pedirle a la clientela que se marchara. León se cambió un poco, y junto a su hermana simplemente se quedó en la sala, ante su padre que no tardó demasiado tiempo en dirigirse a ellos.


Fabián: Debes entender que ya llegó nuestra hora. Volví porque deseaba estar presente en tu boda y tu madre podía invocarme cuando llegara el momento ... Le pedí ese favor antes de morir.
Catalina: Papá ...


Fabián: Me quedé esperándola a ella para que nos fuéramos juntos, y ahora que el momento llegó, no me queda más que seguirla al más allá. Lo has hecho bien, no me equivoqué contigo ... Debes ser fuerte.
Catalina: ...
Fabián: *mira a León* ~ Tú también, hijo, aunque por lo menos a ti te siento más tranquilo, y eso me gusta.
León: Supongo que me vengo haciendo a la idea desde hace mucho, pero eso no quita el hecho de que esté triste.
Fabián: *sonríe* ... Los amo a los dos.

Sin más, Fabián se dirigió al lugar donde habían acondicionado los restos de su Ángel, así como los suyos, desvinculando su espíritu a todo lo terreno. 


Ya se había despedido de su nieta, quien en su habitación no paraba de llorar.


Todos lo estaban pasando muy mal ... Pero la muerte de Ángel, así como la partida de Fabián, no eran los únicos motivos. Catalina no quería hablar con nadie, y no pudo hacer más que salir y caminar en solitario para intentar calmarse.


Tras varias horas, con el alba presentándose, al volver a casa solo sintió cómo su corazón se rompió una vez más al ver cómo su única hija lloraba por sus abuelos.


Débora: A-Abuelo ... Abuela ...


Nada podía ser peor, definitivamente nada podía serlo ... 


O eso quería creer, pero era consciente de que las cosas con Izán también habían llegado a su final ...


Catalina: ¡Ay no!


Catalina: ... Okay, nadie notará que doy asco en la cocina.

Pues su orgullo no le permitía siquiera escuchar explicaciones de su parte.


Catalina: Ma- ¡Maldito huevo! *snif*
Francis: ...
Catalina: Ya casi tengo listo el desayuno, Francis ... Solo no vayas afanarme. Si te digo que estoy devastada es poco.
Francis: ... No eres la única.
Catalina: No entiendes, no es solo lo de papá y mamá ... Izán-
Francis: León me es infiel, Catalina.


Catalina: ...
Francis: No sé desde cuando realmente, así que poco tengo para decirte al respecto.
Catalina: ¿Pero cómo-
Francis: Anoche recibí una foto suya besándose con Luisa.


Catalina: ¿¡Luisa!? ¿¡Pero ella no-
Francis: *encoge los hombros*
Catalina: ... No has hablado con mi hermano, ¿verdad?
Francis: Con todo lo de anoche ... No, definitivamente aún no lo hago.
Catalina: Francis ...
Francis: *sonríe levemente* ... Pero no te preocupes, linda ... Tampoco pretendo dejar las cosas así, a mí no se me toma por estúpido. Ya le haré frente cuando regrese del trabajo.

Esa mañana, Catalina siguió preparando el desayuno en lo que hablaba con Francis, y en medio de su conversación, le comentó a este lo que había ocurrido con Izán y Nila. Ninguno de los dos se explicaba cómo todo se había echado abajo de esa manera en tan solo una noche ... ¡UNA NOCHE! No querían explicaciones, estas sobraban ... Ella era orgullosa, y para él todo era demasiado claro. Catalina se convirtió en el apoyo de Francis, Francis se convirtió en el apoyo de Catalina ... Quienes juntos, no se dejarían derrumbar ante la supuesta bajeza de aquellos que los habían engañado.

Mientras desayunaban, León dormía, e Izán llegó a la mesa tras ducharse y acompañar a su hija por un rato, la cual volvió a quedarse dormida en su cama. Él tenía la intención de aclarar las cosas con su esposa, pero si había algo de lo que era consciente es de que no sería fácil. No intentaría hablar con cualquiera, lo haría con Catalina Riové.


Izán: Catalina, yo-
Catalina: Te voy a pedir que te retires de esta mesa, Izán. Estoy en medio de una conversación importante con Francis.
Francis: *sigue comiendo*
Izán: Pero Catalina, tienes qué-


Catalina: ¡Hum! "Tengo" nada ... No seas igualado, farsante.


Izán: Mujer ... Por favor, tienes que creerme. Entre Nila y yo no hay nada, ¡No hay nada! ¿¡Realmente crees que buscaría serte infiel a ti!? ¡Por favor, eres mi esposa, mi mujer perfecta! ¡Te amo! ¿¡Acaso no confías en mi palabra!? ¿¡No te he demostrado que junto a mi hija para mí eres la persona más importante en mi vida!?


Catalina: ¿Y tienes el descaro de cuestionarme ante lo obvio? Ay, por favor ... ¡No me creas estúpida que obviamente no voy a caer en eso, Izán!
Izán: Catalina, escucha, esto debe ser un malentendido, una broma de mal-


Catalina: ¡YA CIERRA LA BOCA QUE ME TIENES HARTA, ENTIENDE QUE NO QUIERO ESCUCHAR UNA SOLA EXPLICACIÓN TUYA!
Izán: ¡PERO ES QUE NO PUEDES SER TAN TERCA, POR DIOS! ¡NADA DE LO QUE LEÍSTE EN ESA DICHOSA NOTA ES CIERTO!
Francis: Con el permiso de ambos, me retiro. Debo trabajar.

La discusión entre Catalina e Izán continuó. Esta cada vez se tornó más fuerte, mucho más de todas las que habían tenido a lo largo de su vida ... Y con buena razón, pues en esta ocasión no discutían por cualquier cosa.

Finalmente, esta llegó a un punto que no dio para más.


Izán: ¡ES SUFICIENTE! ¡TUS BASES, AÚN SIENDO PARA TI MÁS QUE CLARAS, NO BASTAN PARA DEMOSTRAR TAL TONTERÍA! SI HUBIESE QUERIDO ESTAR CON ALGUIEN MÁS DESDE HACE MUCHO HUBIESE DEJADO DE TOCARTE SIQUIERA, ME CONOCES LO SUFICIENTE PARA SABERLO.
Catalina: ...
Izán: *respirando agitado*


Catalina: *susurrando* ... Cínico. 
Izán: Te amo, Catalina-
Catalina: Cierra la boca, no eres más que un falso.


Izán: *evitando llorar* Catalina ...
Catalina: Vete ... No quiero verte más, Izán.
Izán: No me digas eso, por favor. Sé que debe haber una solución para todo esto.
Catalina: Pues ya me escuchaste, con que te alejes de mí será suficiente-


Débora: ¿Qué pasa?
Izán & Catalina: *miran a su hija*
Débora: ¿Mamá? ¿Papá?
Catalina: ...
Izán: ... *mira a Catalina y va con su hija*


Débora: ...
Izán: Débora, te amo.
Débora: Yo también te amo, papá ... ¿Pero qué-
Izán: Debo atender algo, no sé cuando regrese.
Catalina: *intentando mantenerse firme*
Izán: *se dispone a marcharse* ... Las amo a las dos.
Catalina: ... Adiós.
Izán: *se va*

Izán y Catalina firmaron su divorcio con sus últimas palabras ... Mientras Débora, confundida, ignoraba todo lo que había acabado de pasar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario