sábado, 11 de julio de 2015

Un adiós ... Con sabor amargo

Son realmente pocos los que recuerdan a Luisa Ortega, aquella que competía contra Francis Alonso, ahora Riové, por el corazón de León en su adolescencia.


León: ¿¡En serio!?
Luisa: Me extraña, Leo ...


Luisa: ¡Si sabes a la perfección que soy una especie de genio computacional!
León: ¡Jajajajaja! ¡Enhorabuena, Lu!

Desde que León le comento acerca de su confusión, comentándole además lo que había ocurrido con Francis y su declaración, el orgullo de la pelirroja no le permitió siquiera escucharlo más aquella noche, dejándolo de lado ... Así como a su mejor amiga que en ningún momento llegó a oponerse ante aquella relación que había comenzado a surgir entre ellos. Luisa se sintió traicionada, y no era para menos ... Y aunque había decidió dejar todo en el olvido, era rencorosa, y no fue sino tras un largo viaje que decidió algún día vengarse ... Porque había un sentimiento que no lograba sacar de su corazón ... Tal vez por orgullo.

Años después logró dar con León. Para entonces los Riové ya vivían en aquel lugar diagonal a la casa de los Lápida. Se acercó a él en son de paz, buscando arreglarlo todo de buena manera. El primogénito de Fabián, feliz por volver a ver a Luisa, pues siempre la quiso muchísimo y quedó muy dolido por como acabaron las cosas, quiso comentarle acerca de ella a su hermana, pero la pelirroja lo convenció de no hacerlo a su manera, apoyándose en el temperamento de esta, así como del hecho de que Francis la detestaba ...


Era mejor que nadie lo supiera, podrían pensar lo peor y ella no quería eso ... Supuestamente ... De modo que León, siempre tan servicial y amable, evitando conflictos, para no incomodarla accedió, y desde entonces comenzaron a frecuentar vía telefónica ... Y de forma personal, tras la decisión de Francis de ser mentor físico, lo que llevó a los esposos a tener horarios diferentes brindándole a ella aún más espacio para estar con su "eterno amor".


Débora: ¿Un campamento de lógica?
Catalina: Así es.
Izán: Estuvimos pensando en aquello que le mencionaste a tu madre hace unos días, y pues, nos pareció una buena opción.
Débora: ¡Qué genial!


Catalina: ¿Y quién fue la de la idea? ¿Quién dijo que estaría dichosa de ir?
Izán: Jajajajaja ~


Débora: ¿Y cuándo comienza? ¿Mañana?
Catalina: ¡Jajajajaja! ¡Debbie!
Izán: Aún estás en periodo de clases, así que tendrás que aguantar un poco más.
Débora: Buuuuu ... Pero bueno, supongo que la espera valdrá la pena.
Ángel: *yendo hacia ellos* ¿Qué valdrá la pena?
Débora: ¡Abuela! ¡Mis papás me inscribieron en un campamento de lógica!
Ángel: ¡Ohhh! Y eso es divertido ... ¿Verdad?


Débora: ¡Es de lo mejor que hay!
Izán: Vaya, nunca te había visto tan animada, hija.
Débora: Nunca pensé decirlo, pero ya quiero salir a vacaciones, jejeje.


Francis: ¿Que la niña estudiosa de la casa quiere vacaciones?
Débora: Ay, ya me cansé de repetir. Díselo tú, mamá.
Todos: ¡Jajajajajaja!

Las cosas iban bien, todos eran felices ...


Pero una tarde, aquella tarde, finalmente Luisa comenzó a dar rienda suelta al final de la tan perfecta vida de los Riové ~


Y ... Colándose entre la clientela de la pequeña galería de su ex-amiga y su esposo, sin que nadie lo notara, dejó algo que le ayudaría a mover todo a su conveniencia.


Luisa no había podido olvidar a León, lo seguía amando ... Y no importaba cuantos tuvieran que caer para recuperarlo. Él volvería a ser suyo.


Ángel: ¿Sabes que la abuela te ama con su vida, verdad?
Débora: Que síiii ...


Débora: Tengo a la abuela más dulce de todas ... ¿Acaso no es normal?
Fabián: El chocolatito sabe, y mucho.
Ángel: ¡Jajajajaja! Mira cómo eres ... Haz salido prácticamente a tu abuelo ~
Débora: ¡Eso, eso! ¡Él es el influenciador!
Fabián: Me declaro orgullosamente culpable.
Todos: ¡Jajajajaja!

Los Riové habían disfrutado de una grandiosa tarde familiar.


Catalina: ¡Toma ya!
Izán: ¡Catalina!


Izán: ¡Toma esto!
Catalina: ¡Cuidado con mi cabello, Izán!
Izán: ... ¿Cariño?
Catalina: ...
Izán: ...


Catalina e Izán: ¡Jajajajajajaja!

Fabián jugó ajedrez con su nieta por un largo rato como era costumbre para ambos cuando esta no jugaba con sus vecinos, para luego unirse al plan de la piscina con los demás mientras Francis dormía ...


León en ese momento trabajaba, como casi todas las tardes. Luego, Izán y Catalina se dirigieron a la tienda en compañía de Ángel, mientras Fabián seguía pasando el rato con su nieta. Generalmente los buenos clientes venían llegando la noche, y por eso era necesario brindarle apoyo a Nila. En Riové's no cabía un alma realmente, pero era costumbre para todos ... Lo cierto, es que el negocio les había aportado demasiadas ganancias desde que Izán convenció a Catalina de vender allí el arte de ambos.


"¡Pero no te desvíes del asunto, maldita sea! ¿¡Qué mierda fue lo que hizo Luisa!?" ... Explico:

Luisa es friki y mezquina, una hacker oculta. La mujer entre su obsesión se había adentrado totalmente en el funcionamiento del negocio, y a su manera, supo todo de Riové's y su administración. Izán y Catalina siempre se turnaban por días la gestión del lugar. El informe financiero y demás, eran responsabilidad de ambos, un proceso llevado a cabo en la caja, en la cual, Nila siempre dejaba registrado absolutamente cada detalle de las ventas ... 


La mujer de cabello rosa prácticamente era una estrella para la familia. 

Ese día en particular, la administración del lugar estaba a cargo de Izán, y en lo que Catalina conversaba con sus clientes, mientras Nila se tomaba un leve descanso en compañía del pintor, comentándole a este sobre el ajetreo del día, la rubia recibe un mensaje de texto bastante directo: "Es gracioso cómo algunos intercambian notas de amor a espaldas de otros ... Hoy noté un cruce de miradas muy particular, mientras alguien dejaba algo bajo la caja registradora".

Catalina simplemente pretendía ignorarlo, pero su curiosidad lo superó todo.


Dejó a su madre atendiendo a un cliente, supuestamente teniendo que atender algo en la caja. Con disimulo, mientras "ingresaba unos datos", se asomó bajo esta y vio una nota ... ¡Con la letra exacta de Nila!

Cuando Catalina leyó lo escrito en ella por poco hierve de ira, y en lo que pretendía ir con "esos seres", de la nada escuchó cómo un cuerpo inerte se desplomó sin más.


Ángel murió repentinamente ...


Catalina: ¿¡Mamá!?

 Dejando a todos los clientes del lugar mudos en un instante ...


Nila: Ay no ... ¿Otro ascenso? ¿Quiere darme otro ascenso, Señor Riové? ¿No cree que es demasiado pronto?
Izán: ¿Cómo no? Te lo has ganado en buena ley, Nila.
Nila: Vamos ... Yo feliz, pero no puedo evitar sentir vergüenza.
Izán: ¡Jajajaja! Todos en la familia están-


Catalina: *entra y seca sus lágrimas* Nada de ascenso, esta "señorita" queda despedida.
Izán: ¿Catalina?


Catalina: A ver, "Yu"... Largo de aquí que no estoy de humor para lidiar con putas ahora.
Nila: ¿¡Perdón!?


Izán: ¿¡Pero qué es esto, Cata-


Catalina: Tú te callas, desgraciado ... ¡¡TÚ TE CALLAS QUE NO TIENES DERECHO A DIRIGIRME LA PALABRA, SINVERGÜENZA!!!
Izán: ¡Catali-
Catalina: ¡¡¡EL CUERPO DE MI MADRE SIN VIDA ESTÁ JUSTO AL OTRO LADO DE LA PUERTA MIENTRAS TÚ TE DEDICAS A TONTEAR CON ESTA MALDITA PELO DE CHICLE!!!
Izán: ¿¡QUÉ!? *sale corriendo de la habitación y ve a la muerte presente*


Izán: Suegra ...
Catalina: *rompe en llanto*

Mientras, no muy lejos del lugar, gracias a su instinto fantasmal alguien comprendió que finalmente había llegado el momento de partir.


Débora: ¿Abuelo?
Fabián: Así que ya llegó la hora ... *suspira tranquilo y mira a su nieta*
Débora: ...
Fabián: Sabes que el abuelo te ama ... ¿Verdad, chocolatito?
Débora: *asiente* 
Fabián: *sonríe*
Débora: ... Ay no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario